Home

Serie Kutral

Francisco Vargas Huaiquimilla (Kutral), artista mapuche y marica disidente: "Ser mapuche, politizarme como un cuerpo en conflicto y mestizo me hace pensar en las múltiples posibilidades de generar vías de fuga. El arte, la escritura y mi cuerpo intentan generar un entramado complejo de costuras, tejidos que puedan ser un manto donde compartir con mis pares y quienes quieran descifrar los códigos que tiene mi escritura para ellos". Vive en el sur del mundo: "El sur es la dirección a la que apunto cuando voy de regreso de un viaje. Es el lugar en el cuál habita mi idea de hogar, amor, sexo, fuego".

"Me dijeron define como sería tu retrato en un par de palabras. Yo dije Glam, pobreza, ropa usada, resistencia, Santa Helena en caja". 

Fotografia: Fernando Lavoz

Cuando niño en mi colegio, un colibrí estalló frente a una de las grandes ventanas de la sala. Era verano y la luz, el campo, las nubes y las aves eran atrapados por esos gigantes vidrios. El ave se recompuso en su vuelo e ingresó por una de las ventanas abiertas. Enloqueció frente a los ojos de los niños presentes. Todos queríamos cazarlo, de pronto un miedo me fragmentó. Comencé a alejarme. Mi abuela decía que era mal augurio quedarse cerca o sentir la pluma de un ave tan frágil y obscena, cambiante en su color, había algo misterioso en el trueno de sus alas, siendo un ave tan ínfima y femenina. (Perfomance: Los pájaros desnudos - Texto: Francisco Vargas Huaquimilla (Kutral) 2015.

Recordé que les temía a los colibríes, que le temía a las flores, que les temía a los niños que amaba en esa sala. Exactamente una semana después, un incendio comenzó desde la sala del séptimo año, mis cuadernos se quemaron. Años más tarde volví al lugar, había flores y colibríes muertos cada verano. Vi romperme en las ruinas de  vidrios, como el ave arrollada por su hermosura, un espejismo de amor y rechazo. Así desnudo y obsceno quede en las muertes que me habitaban. (Perfomance: Los pájaros desnudos - Texto: Francisco Vargas Huaquimilla (Kutral) 2015.

La complejidad y el flujo del agua oxigenada, el agua por sobre todo, como el mar y los ríos, lo mujeril en un cuerpo no asignado así, como se plantea lo mujeril. La conversión de la rubiedad, lo rusio, rememorar cabezas cercenadas a lo María Antonieta y su crisis del pan o una Marilyn y su crisis de existir, referentes hacia lo precario. Un signo reflejado en un grupo de cumbia, agrupación marylin, Néstor en bloque, el polaco, siendo la cúspide de la expresión flaite, bellaka, obscena y abyecta, que no lo es del todo por la conexión de carne y ropa, marca, Brand. La velocidad de la marca y la velocidad del sexo, la velocidad de la marca y la velocidad del rapto neoliberal que se acentúan en estos sitios de revolución, no vistos por los otros como son las poblaciones, las canchas de tierra y piedra, los molinos de la ciudad; los generadores del pan y hambre. (Perfomance: Bella - ko - Texto:Francisco Vargas Huaquimilla (Kutral) 2016.

Cuerpos militarizados desde dentro a través de la historia, desde una dictadura, hasta el Wallmapu, cuerpos que deforman la estructura de la mandíbula, los huesos para expulsar el perdigón, la bala, la pólvora contenida. Las formas donde la imagen contienen la memoria en una poética de la expulsión del mal a través del caminar de una boca que grita. (Perfomance: "El cielo sabe a pólvora". Texto: Francisco Vargas Huaquimilla (Kutral - 2016).

Reproducción de monedas de 100 pesos actuales más líneas de harina recorriendo el suelo frente a la catedral de la ciudad)
El hambre como palabra y potencia que inicia un fuego de poéticas relacionadas con el robo milenario y constante del sistema frente a los cuerpos latinoamericanos, pueblos originarios y mestizos los cuales son usurpados en sus territorios hasta producir el hambruna que tiene la característica de imposibilitar de pronunciar con las lenguas precolombinas y en este caso el mapudungun lengua del pueblo mapuche ya que la colonización ha hurtado desde antes y hasta la actualidad. Sin embargo con el cuerpo como armas y el mismo mestizaje y sus elementos intentar construir por medio del ejercicio de cuerpo y memoria  una nueva forma de abrir las bocas y las lenguas de los territorios.
(Perfomance: El hambre que no puedo pronunciar - Texto: Francisco Vargas Huaiquimilla (Kutral - 2016)
(Intervención en marcha por la liberación de la Machi Francisca Linconao, Osorno, Chile. 

La edad de los árboles nos habla de la mediagua precaria de pino radiata, la casa después de un desastre como espacio de construcción de imaginario y también de la desintegración de los conceptos de familia, el descubrimiento del cuerpo juvenil, el sexo, la muerte, la naturaleza, todo ocurriendo en medio de las voces de siglos de quema de territorio, muerte y hambruna, para luego plantar el neoliberalismo en los territorios del sur. (2017)

"Ser mapuche, politizarme como un cuerpo en conflicto y mestizo me hace pensar en las múltiples posibilidades de generar vías de fuga" (2017).

"Me dijeron define como sería tu retrato en un par de palabras. Yo dije Glam, pobreza, ropa usada, resistencia, Santa Helena en caja". (2017)