Home

Imágenes de un allanamiento

“Son muchos sentimientos encontrados, rabia, pena y mucha tristeza, son sentimientos que no se pueden explicar, son muchas cosas, muchas, porque  en lo personal como mamá que soy, digo que mis hijos no tendrían por qué pasar por esta situación y menos sólo  el hecho de ser Mapuche o el hijo de… en este caso hijos del  Werken Hugo Melinao”. (Claudia Necul, madre de cuatro hijos que viven en la Comunidad Rodrigo Melinao).

Los allanamientos policiales en las comunidades mapuche han ido adquiriendo ya hace años una habitualidad alarmante así como toda la violencia que el estado ejerce en la región, un acostumbramiento descabellado tanto por los que la sufren como por los que  somos testigos a la distancia. Los niños son los más vulnerados, despiertan con los gritos asustados de sus madres, los disparos, los gases lacrimógenos y el llanto de otros niños.  Imágenes e historias que sólo dejan impotencia y rabia.

Fotografia: Fernando Lavoz

Pequeña niña de comunidad mapuche camina entre los restos de casquillos de perdigón y de bombas lacrimógenas percutadas luego de un allanamiento policial.-

Niño mapuche recoge un casquillo de perdigón horas después de un allanamiento policial que afectó a su comunidad.

Una madre junto a su hijo muestra un video que grabó en su celular donde registró el ingreso de la policía a su comunidad.

Restos de la vajilla destruida después que la policía ingresara a las viviendas.

Bomba lacrimógena de mano lanzada durante el último allanamiento policial. Los allanamientos policiales en las comunidades mapuche han ido adquiriendo ya hace años una habitualidad alarmante así como toda la violencia que el estado ejerce en la región, un acostumbramiento descabellado.

Niño sostiene entre sus manos restos de bombas lacrimógenas que fueron disparadas en el último allanamiento que sufrió su comunidad.

Niños juegan con sus mascotas mientras ordenan restos de lacrimógenas que fueron disparadas durante el allanamiento.

Niño sostiene su wiño entre sus manos. “Son muchos sentimientos encontrados, rabia, pena y mucha tristeza, son sentimientos que no se pueden explicar, son muchas cosas, muchas, porque  en lo personal como mamá que soy, digo que mis hijos no tendrían por qué pasar por esta situación y menos sólo  el hecho de ser Mapuche".